La táctica de tenis

Escuela de Tenis del RACE

#quedateencasa

La táctica de tenis

Ser un buen jugador táctico no es algo innato, debes prepararte y seguir algunas técnicas para lograr una buena formación que te permita jugar de forma más inteligente. La Escuela de Tenis del RACE nos cuenta cómo trabaja este aspecto con sus alumnos.

La táctica hace referencia a la aplicación práctica de la estrategia durante el partido; dicho de otro modo, cómo logran los jugadores sus metas estratégicas. De modo que para “atacar al adversario” con éxito, un jugador puede elegir “golpear agresivamente hacia el golpe de fondo más débil del contrincante tan frecuentemente como sea posible”, o “sacar / volear y devolver /subir incesantemente…”

La estrategia se refiere al plan general de juego de un jugador para un determinado partido. Establecido por lo general antes del partido, deberá tener en cuenta las características del jugador, el adversario, la superficie de la pista, así como también el historial de partidos entre los jugadores. Un ejemplo de la estrategia de un jugador para un partido sería “quitarle tiempo y espacio al adversario”.

LA ESTRATEGIA Y LA TÁCTICA SE RELACIONAN ENTRE SÍ, SIN EMBARGO, NO SON LO MISMO, COMO CREEN MUCHOS ENTRENADORES Y JUGADORES.

LAS ZONAS DE LA PISTA

1. Defensa: Es la zona en la que el contrario me desnivela por potencia, profundidad, apertura de ángulo, etc. y nos obliga a jugar una devolución desde esa zona.

  • Prioridad: recuperar la zona de control con una pelota muy profunda y alta.
  • El error es ejecutar un golpe muy violento. Hay que estar bien balanceados al momento de pegarle.
  • Debes:
    • Salir atrás buscando distancia adecuada (o jugar bola viva si el dominio técnico te permite).
    • Coger apoyo.
    • Tirar con margen sobre la red.
    • Intentar tirar con profundidad.
    • Elegir golpes cruzados o al lado débil del contrario.
    • Volver a la zona de control.
  • No debes:
    • Jugar sin coger el apoyo.
    • Tirar bola recta con poco margen (hay excepciones).
    • Tirar bolas cortas.
    • Jugar paralelos (excepción: lado débil).
    • Quedarte en la zona de defensa después del golpe.

2. Control: El peloteo está nivelado, se trabaja el punto con profundidad y con potencia para que por algún motivo el contrario deje la pelota corta.

  • Prioridad: no retroceder hacia la zona de defensa. Hay que tomar la pelota cuando sube.
  • El error sería buscar demasiados ángulos en los envíos, y también dejar la pelota corta.
  • Debes:
    • Jugar bolas neutro o preparativos con márgenes.
    • Construir la jugada esperando ganar posición y maximizar el desplazamiento del contrario.
    • Estar atento con posibilidades de entrar en zona de presión/ataque.
    • Elegir golpes que no dejen al contrario posibilidad de coger iniciativa.
    • Si retrocedes, recuperar la zona lo antes posible.
    • Intentar acortar ángulos para minimizar el desplazamiento.
  • No debes
    • Jugar bolas de alto riesgo o de ataque.
    • Jugar sin dar sentido a la bola, empujándola al otro lado.
    • Dormirte y no captar a tiempo las opciones de coger iniciativa.
    • Dejarle al contrario las oportunidades de presionarte.
    • Perder terreno y quedarte en zona de defensa.
    • No acortar ángulos corriendo en la línea de fondo o hacia atrás.

3. Presión: Ya estás metido en la pista. Se reduce la distancia, el recorrido de la pelota y el tiempo de reacción del contrario. Se pueden abrir más los ángulos.

  •  Prioridad: no perder la posición, golpear rápidamente acelerando el golpe y cerrándolo.
  • El error sería jugar despacio, dejar la pelota corta, pegarle cuando cae.
  • Debes:
    • Estar atento para aprovechar cada centímetro para ganar espacio.
    • Recordar que Zona de Presión iguala a Zona Muerta. Después del golpe o subes a la red o vuelves a la zona de control.
    • Tener presente que significado tiene zona de PRESIÓN – transición: colocar bien la bola presionando con margen.
    • Sumar iniciativa.
    • Si es bola alta, buscar ataque.
    • Si es bola baja, colocar y ganar más espacio.
  • No debes
    • Perder opción de ganar espacio y tiempo.
    • Quedarte en la zona muerta después del golpe.
    • Arriesgarte intentando cerrar el punto con golpes de poco porcentaje.
    • Empujar la bola y perder iniciativa.
    • Dejar caer la bola.
    • Buscar un tiro en la bola debajo de la red.

 4. Ataque: Zona que complementa la zona de presión. Se pueden ejecutar 3 variantes: un winner (tiro ganador por encima de la red), un drop (dejada) cuando la pelota está por debajo de la red o un tiro de aproximación a la red.

  • Prioridad: Definir el golpe a desarrollar
  • El error sería el exceso de potencia o el exceso de colocación
  • Debes:
    • Si estas en buena posición, cerrar con un golpe ganador.
    • Si la bola esta debajo de la red o estás en posición incomoda, recordar jugada de dos golpes en vez de intentar cerrar con uno.
    • En bola baja mirar la opción de dejada.
    • Elegir el golpe de subida en la mayor de los casos en paralelo.
    • Preferible que la subida sea una bola baja y no se levante demasiado para no dejar buen ángulo al contrario.
    • Una vez en la zona de ataque no hay lugar para defensa. Ahí la mejor defensa si o si es el ataque. No se puede retroceder, salvo en caso de un globo passing.
  • No debes:
    • Desaprovechar ventaja de iniciativa y dejar de presionar.
    • Intentar hacer ganadores de situaciones incomodas.
    • Hacer dejada desde bola alta.
    • Subir con golpes cruzados, salvo que sea casi ganador.
    • Hacer subidas con bola que se levanta dejando margen de ángulo al contrario.
    • Retroceder y ejecutar golpes de defensa.

5. Definición: es donde debe definirse el punto. Hay 2 momentos: el pararse (es decir, ejecutar el split, que es un salto con las dos piernas) y la ejecución de la volea, que debe realizarse lo más cerca posible de la red.

  • Prioridad: Claridad y rapidez mental
  • El error: Perdida de vista, relajación o confianza
  • Debes:
    • Buscar la volea preferiblemente por encima de la red.
    • Buscar plantada diferenciando las zonas de primera y segunda volea.
    • Buscar centro (cubrir paralelo).
    • En bola baja seguir con la idea de jugada de dos.
    • Dejadas y cruzados cortos son opciones actuales.
    • Ser lo más sencillo y tajante posible.
  • No debes:
    • Dejar caer la bola por debajo de la red si puedes jugarla por encima.
    • Quedarte parado, lejos o acercarte demasiado a la red con la plantada.
    • Perder el centro adecuado.
    • Elegir golpes de riesgo alto en bolas debajo de la red.
    • Tirar sin ángulo y colocación.
    • Intentar jugadas “bonitas” de poca efectividad.

ORDEN TÁCTICO

Las 5 situaciones del juego:

Los jugadores deben estar familiarizados con unas determinadas habilidades y las deben aplicar en las siguientes 5 situaciones:

  • Cuando sacan: los jugadores ponen en juego la pelota.
  • Cuando reciben: los jugadores tratan de devolver el servicio.
  • Cuando juegan desde la línea de fondo: los jugadores tratan de mantener la pelota en juego desde la línea de fondo.
  • Cuando suben o juegan en la red: los jugadores efectuarán los golpes tratando de acercarse a la red.
  • Cuando se intenta superar al jugador que esta en la red: los jugadores tratan de efectuar golpes que pasen al adversario que está en la red.

Las diferentes situaciones de juego que también se relacionan con las zonas y fases del juego, proporcionan a los jugadores la oportunidad de emplear tácticas específicas para preparar o ganar los puntos.

TU CENTRO COMO JUGADOR

1. En el fondo de la pista

Es curioso que a veces, a lo largo del aprendizaje, los detalles más valiosos se quedan por el camino sin ser vistos. Uno de ellos es EL CENTRO. Hasta los jugadores que son parte del mundo semi-profesional muy a menudo se quedan mirándome con ojos abiertos cuando les pregunto sobre el tema. ¿Dónde crees que está tu centro si juegas un cruzado, un paralelo, o en medio de la pista? La respuesta normal es: silencio o en el centro de la pista. Por eso jugando ya a niveles altos, esos mismos jugadores se ven presionados de una manera incomprensible (para ellos) sin que sus golpes, o su físico sea peor que los de sus contrarios.

A lo largo de este artículo hablaremos del asunto que al final puede parecer “pan comido”, pero la verdadera dificultad consiste en que esos esquemas de desplazamiento tienen que convertirse en instintos y adaptarse a la variedad de tus contrarios.

2. Esquemas básicos

Comenzaremos recordando un poco de geometría plana:

  • Definición de bisectriz: la bisectriz de un ángulo es la recta que pasando por el vértice del ángulo lo divide en dos ángulos iguales.
  • Los puntos de la bisectriz verifican una importante propiedad: cada punto de la bisectriz está a igual distancia de las rectas (o semirrectas) que definen el ángulo.

Cogiendo como base esos dos puntos, ya podemos comenzar a hablar de cómo adaptarlos al tenis. Primero, ¿a qué llamamos un ángulo en la pista? Normalmente escuchas: abrir el ángulo o cerrar el ángulo. Pero ¿qué es lo que significa cada uno de ellos?

  1. ABRIR EL ANGULO: dirigir la bola a cualquier lado de la pista para desplazar al contrario y abrir el hueco. Ese golpe puede ser visto como uno de los lados del ángulo hablado.
  2. CERRAR EL ÁNGULO: una vez ejecutada la primera fase, dirigir la bola al otro lado, así construyendo un ángulo geométrico. Cuanto más apertura, más posibilidades para ganar el punto.

Ese ángulo es de lo que vamos a hablar y en el caso de elegir el centro, siempre vamos a verlo como dos posibles tiros de contrario. En cada golpe tu oponente tendrá esas dos posibilidades extremas y entre ellas, una amplia variedad de golpes.

Nosotros vamos a ver en este apartado desplazamientos laterales y su centro. También hay que tener en cuenta el desplazamiento vertical: la altura a que te debes situar. Así mismo tendrás que fijarte en las particularidades de golpes de tu contrincante y adaptar los esquemas básicos a las situaciones especiales.

Tu centro cambia dependiendo de la posición de la pelota en la pista. El centro nunca, y repito, nunca está en el centro. Lo primero que hay que saber es: tienes que colocarte sobre la bisectriz del posible ángulo de tiro de tu contrario. Las siguientes fotos te darán pistas para que te orientes visualmente. Así que:

  1. Si juegas a la derecha del contrario, el centro se desplazará al lado derecho.
  2. Si juegas al revés, tendrás que colocarte más a la izquierda.
  3. Y si juegas al medio, te colocarás abriendo un poco más de espacio para tu lado de mayor palanca. Eso significa que si eres diestro, te irás un paso a la izquierda. Y al contrario para los zurdos.

Luego viene el tema de tu desplazamiento hacia la pelota. Lo óptimo sería ir en ángulo recto hacia su trayectoria, lo que significa, como se ve en la foto, CORTAR ÁNGULO, entrar. Correr sobre la línea de fondo o salir atrás para llegar a la bola es el fallo más común. (Fíjate en el segundo punto de geometría al principio).

Todo esto se ve de otra manera a la hora de jugar. La presión o la falta de facilidad técnica te lleva a la ilusión contraria a lo dicho. Te aconsejaría hacer simples cálculos geométricos para que te convenzas un poco más y empieces a trabajarlo.

3. Adaptándote a la personalidad de tu oponente

Además de lo dicho anteriormente, tienes que estudiar al jugador del otro lado. Si tiene una derecha cruzada muy abierta o pega paralelos con mucha comodidad. Si no se atreve a ejecutar un revés paralelo o lo hace sin mucha precisión.

Esto y mucho más tienes que saber en el principio del partido o averiguarlo cuanto antes posible. Hay también casos en los que tu contrario pierde confianza en su mejor golpe y, a pesar de los fallos cometidos, siga intentándolo.

Por eso tienes que recordarlo: tu centro nunca está fijo en la pista y además de estar sobre la bisectriz del posible ángulo de tiro de tu contrario, puede variar dependiendo de las particularidades de los golpes. Tienes que tener en cuenta las variaciones de estas posibilidades del tiro y adaptarte a ellos.

4. Usos tácticos y estratégicos

 ¿Cómo aprovechas todo esto en tus esquemas de colocación? Te voy a dar algunos ejemplos:

A) Has trabajado muchas veces tu derecha en carrera y tienes confianza en ello. Ves que al otro jugador no se le da muy bien el revés paralelo. ¿Qué haces? Cambias ligeramente tu centro dejando más espacio para tu lado derecho, te abres más todavía, invitando a tu oponente a que tire un golpe incómodo para él: un revés paralelo. Él lo hace. Hay tres posibilidades de cómo puede quedarse resuelta la situación:

  1. Lo falla porque se ha arriesgado demasiado engañado al haber visto el hueco.
  2. Lo asegura demasiado y te lo deja fácil para tu golpe cómodo: derecha en carrera.
  3. Se arriesga y le sale un ganador bastante bueno. En este caso no tienes que dudar a repetir la jugada, con más precaución, si estás seguro de que eso sea su lado débil.

B) Ves que el jugador se recupera mal después de tirar un paralelo. Le das la facilidad para ejecutar ese golpe. Esperándolo y aprovechando de su mala colocación estás ahí para presionarle.

C) Te fijas en la ventaja de jugar más cruzados que paralelos por el simple hecho de que la distancia hacia el centro sea más corta.

D) Lo mismo en la bola defensiva, o jugando ya fuera de la pista, elijes un golpe adecuado para recuperar con tiempo.